Entretenimiento NUEVOS ESTUDIOS Martes, 23 de Junio de 2020

La sonrisa de la Mona Lisa: misterio resuelto

Un estudio sugiere que Leonardo Da Vinci tendría una capacidad visual especial, lo que podría explicar la enigmática sonrisa de la "Mona Lisa", una de las pinturas más conocidas del artista.

Martes, 23 de Junio de 2020
ADN País Diario de Mendoza con noticias, deportes, actualidad, política y economía. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Martes, 23 de Junio de 2020 | Un estudio sugiere que Leonardo Da Vinci tendría una capacidad visual especial, lo que podría explicar la enigmática sonrisa de la "Mona Lisa", una de las pinturas más conocidas del artista.

Un grupo de científicos destacaron en un nuevo estudio que la capacidad visual un "ojo rápido" de Leonardo da Vinci podría haberle ayudado a dibujar la misteriosa sonrisa de la Mona Lisa, informó AFP.

Su capacidad para captar el movimiento era increíblemente inusual, hasta el punto de que fue capaz de observar las características del vuelo de una libélula cientos de años antes de que las cámaras de alta velocidad ayudaran a hacerlo.

El estudio, dado a conocer el jueves pasado por David Thaler, profesor de Genética, Microbiología y Biotecnología de la Universidad de Basilea (Suiza) e investigador de la Universidad Rockefeller (EE.UU.), podría explicar la enigmática sonrisa de la Mona Lisa. "Fue capaz de captar a alguien que está empezando a sonreír en vez de una sonrisa completa", explicó Thaler a la agencia EFE.

Para un ser humano normal, el ámbito de CFFF se encuentra entre 20 y 40 flashes por segundo, lo que se expresa en hercios (Hz). En las personas más perceptivas, la cifra es de poco menos de 50 Hz. Por eso, cuando miramos una película que se proyecta a entre 48 y 72 imágenes por segundo los fotogramas individuales son percibidos como una continuidad.

Con la visión normal, los fotogramas se unen en una imagen completa, pero la visión de Leonardo da Vinci le permitió congelar las imágenes individuales, aislando un momento especial, explicó el investigador. En el caso de Da Vinci, Thaler ha estimado que para ver la diferencia en las alas de libélula, el artista tendría que tener un rango de entre 50 y 100 fotogramas por segundo.

"A menudo nuestros recuerdos son de una imagen fija, no de un movimiento. Leonardo y tal vez otros artistas tenían esa capacidad de captar el punto cuando empieza una sonrisa" o emoción, ha notado el autor principal de estudio.

  • Leonardo Da Vinci

El científico analizó la agudeza visual en tres aspectos: espacial, espectral y temporal. La agudeza espacial se refiere a la resolución, como cuando un oftalmólogo realiza un examen ocular utilizando carteles con letras, mientras que la espectral supone la capacidad de distinguir distintas longitudes de onda de luz, lo que se traduce en la capacidad de distinguir colores. 

Si Da Vinci tenía realmente esta agudeza visual temporal, ¿era fruto de su trabajo y esfuerzo o era algo con lo que nació? Thaler opina que dos de los principales biógrafos de Da Vinci, Kenneth Clark y Walter Isaacson, que observaron su "rapidez visual" difieren en el origen.

Para Clark, es fruto de que Da Vinci tenía anormales "nervios en sus ojos y cerebro", mientras que, según Isaacson, el maestro renacentista cultivó esa capacidad con su curiosidad y deseo de observar. El investigador cree que todavía no se puede concluir si la agudeza visual de Da Vinci era algo adquirido o con lo que nació, no descarta que el futuro posible análisis del ADN del genio italiano permita dirimir esta cuestión.