Argentina Tragedia Viernes, 20 de Noviembre de 2020

Brito, el banquero que rechazaba el impuesto a las grandes fortunas

Jorge Brito, dueño del Banco Macro, falleció al caer su helicóptero. Hace unos días había dado su última entrevista manifestando su rechazo al impuesto a la riqueza.

Viernes, 20 de Noviembre de 2020
ADN País Diario de Mendoza con noticias, deportes, actualidad, política y economía. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Viernes, 20 de Noviembre de 2020 | Jorge Brito, dueño del Banco Macro, falleció al caer su helicóptero. Hace unos días había dado su última entrevista manifestando su rechazo al impuesto a la riqueza.

Hace unos días, el banquero Jorge Brito había expresado su rechazo al impuesto a las grandes fortunas que impulsa el kirchnerismo, en una de las últimas entrevistas que cedió el empresario que falleció en la tarde de este viernes, en un accidente tras caer en el dique Cabra Corral (Salta), el helicóptero en el que viajaba. 

Fue al sitio Infobae, donde Brito aseguró: "El impuesto a las grandes fortunas solo creará una rebelión fiscal como nunca se ha visto".

Leé más: Falleció el banquero Jorge Brito tras caer su helicóptero

El banquero detalló en esa entrevista todas sus objeciones a la llamada Ley del Aporte Solidario y Extraordinario de las Grandes Fortunas, pero también sugiere alternativas, porque -aseguraba- "no está en discusión que existe una necesidad de fondos por parte del Estado", en el marco de una crisis agravada por la pandemia de Covid-19.

"En primer lugar, desde ya que no está en discusión que existe una necesidad de fondos por parte del Estado para aliviar los efectos negativos adicionales que, a la crisis en que ya estaba inmersa Argentina, le agregó la pandemia del covid-19. Así como no se discute que el Estado necesita fondos, tampoco discutimos que son los que más tienen los que deben ayudar en este momento para paliar los problemas económicos que la pandemia ha agravado", afirmó entonces Brito.

Brito había advertido que la discusión debía circundar sobre cómo debía ser el aporte de los que más tienen. "En realidad lo que está en discusión no es el porqué sino el cómo. Es decir, de qué modo el sector empresarial nacional y el extranjero que está radicado en nuestro país debe acompañar al gobierno en este momento". 

Y en esa línea, criticó el proyecto oficial: "El camino que ha elegido el gobierno es, cuanto menos, equivocado. Y es errado por varios conceptos en los que se funda la propuesta. Primero, se eligió como manifestación de riqueza el patrimonio de aquellos que tienen más que una determinada cifra de activos. Pero resulta que esto no es por primera vez sino que se hace a menos de nueve meses de haber establecido un aumento en la tasa del impuesto a los bienes personales, que pasó de 0,25% a 1,25% para los bienes en Argentina y al 2,25% para los bienes en el exterior. Este aumento no es por única vez, porque este impuesto se cobra todos los años y se va a seguir cobrando. O sea, ya se impuso un sacrificio adicional en la imposición de este tipo de bienes que lo llevó a una tasa confiscatoria".